Yacimientos de Piedras Semipreciosas



Cuenta la leyenda que una noche, la carreta de un contrabandista rompió un eje partiendo una piedra que guardaba en su interior una roca brillante de un color azul muy intenso.
Ya en 1860 se tenía idea del valor de las ágatas y amatistas que comenzaron a llegar desde el Catalán a Salto para ser embarcadas río Uruguay abajo.
En la cuenca del arroyo Catalán Grande, en el valle que conforman los arroyos Seco, Tres Cruces y Cuaró y en las laderas de las cuchillas Yacaré, Cururú, Belén y Catalán, existen prolíficos yacimientos de piedras semipreciosas, sobre todo ágatas y amatistas.
Escasos cinco metros de espesor forman la capa de mineralización que despunta en las laderas de las cuchillas y reaparece del otro lado de la elevación.
En la zona hay decenas de cavas que contiene las geodas, cuya explotación se realiza de diferentes modos y en cuyo interior se encuentra la piedra que luego se clasifica y trabaja para la exportación.
Piedras semipreciosas: Las amatistas, en la gama del violeta, son las preferidas. El precio llega a los mil dólares el kilo.

Las ágatas aparecen como producto secundario de las amatistas: buena parte de las que se venden llevan el valor agregado de los talleres artesanales de Artigas.

Cavas: Perforación que se hace en la roca, por lo general al pie de pendientes pronunciadas.

La explotación se realiza de dos formas: a cielo abierto, con explosivos que detonan en sectores rompiendo la geoda; y cavando túneles: al llegar a la piedra se ausculta con una herramienta de precisión para observar su interior y luego una pólvora especial detona su contorno sin dañarla.

Geodas: Roca basáltica de forma aovada que encierra en su interior las diferentes piedras que luego se comercializan según su valor.
Para la extracción de las geodas se utiliza escasa maquinaria, y la producción, que se efectúa en pequeños talleres de tallado de tipo artesanal ubicados en la capital artiguense, ocupa un lugar ínfimo en el valor agregado departamental.
Sin embargo, la gran valoración que tienen las ágatas y amatistas, sobre todo en los mercados externos, supone una importante fuente de ingresos para el departamento.
Más del 5% de la producción minera a nivel del interior del país se centraliza en Artigas.
Las ágatas y amatistas se encuentran en cavidades de rocas basálticas ubicadas en la unidades geológica denominada Formación Arapey, que se extiende a lo largo de Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro y Tacuarembó.

La producción: El promedio de producción de ágatas es algo superior a 130 toneladas anuales, en tanto que cada año se producen alrededor de 75 toneladas de amatistas.

Mercados externos: Entre 1977 y 1995 se exportaron a más de 40 países ágatas y amatistas en bruto y procesadas por un monto superior a los 10 millones de dólares.

1 comentario:

  1. Muy buena informacion!! De seguro este verano voy para Artigas!!

    ResponderEliminar